EFECTO CHIMENEA

 

Los dispositivos de suspensión y anclaje de la estructura metálica son dimensionados de manera que entre la capa aislante y el revestimiento exterior de gres se cree un espacio vacío, una cámara de aire conectada al exterior por tomas de aireación que, generalmente, están ubicadas en la base y en la parte superior de la fachada. En esta cámara se crea naturalmente un efecto de ventilación continua conocido también como “efecto chimenea” debido a la diferencia de temperatura existente entre el aire de la cámara de ventilación y el del exterior.

El aire externo entra en la cámara desde abajo hacia arriba, creando un flujo benéfico que aumenta las funciones de transpiración de la fachada. Gracias a esta ventilación se elimina rápidamente el vapor acuoso proveniente del interior, se disminuye la posibilidad de fenómenos de condensación, se reducen drásticamente los efectos negativos de eventuales penetraciones de agua y se contribuye a una efectiva reducción de la cantidad de calor que entra o sale del edificio.

 

Share