3. MANUTENCIÓN ORDINARIA
cap3_riv

UTENSILIOS
PARA LIMPIEZA MANUAL PARA LIMPIEZA GRANDES SUPERFICIES
cubas, fregona, paño microfibra, esponja

Si las reglas de limpieza después de la colocación han sido respetadas, la manutención ordinaria, vale decir la limpieza cotidiana para la eliminación de la suciedad causada por el tráfico y por el uso en general de la  superficie cubierta por baldosas, no crea problema alguno.
Una CORRECTA LIMPIEZA es simplemente efectuada mediante bayeta o esponja humedecida o con un paño de microfibra con un detergente neutro común para baldosas, por ejemplo FILA BRIO, siguiendo las instrucciones de uso y dilución indicadas.

ATENCIÓN:
Evitar taxativamente el empleo de:
1. Productos con características encerantes, reavivantes, abrillantantes;
2. Productos que contienen ácido fluorhídrico y sus derivados;
3. Estropajos de metal (esponjas de alambre y acero) o excesivamente abrasivos.

3.1. MODALIDAD DE EJECUCIÓN DE LA LIMPIEZA ORDINARIA

Para la limpieza ordinaria de revestimientos verticales se aconseja el empleo de un detergente listo para usar, por ejemplo FILA BRIO. Rociar el producto directamente sobre la superficie, manteniendo el frasco en posición vertical a unos 20-30 cm del punto de aplicación, y limpiar luego con un paño de microfibra seco.

Atlas Concorde aconseja

PERIODICAMENTE:
Efectuar un lavado desengrasante con un detergente a base alcalina, por ejemplo FILA PS/87, indicativamente en dilución 1:20 en agua (posiblemente caliente puesto que aumenta la eficiencia), utilizando un trapo áspero o un paño de microfibra, seguido por una fase de cuidadoso enjuague;

ATENCIÓN:
En el caso en que queden zonas no perfectamente limpias, repetir el lavado desengrasante en concentraciones más elevadas. El operador encargado de esta intervención de manutención tendrá que proceder siempre a un control empírico preliminar sobre una porción limitada de superficie.

En particulares condiciones de uso (ligadas a la naturaleza del detergente utilizado y/o de los agentes manchadores que entran comúnmente en contacto con el material cerámico) y ambientales (colocación en ambientes húmedos en los que hay residuos de naturaleza orgánica como la caliza), en sustitución del lavado desengrasante es preferible un “lavado desincrustante” con detergente ácido, por ejemplo FILA DETERDEK, indicativamente diluido 1:10, seguido por una fase de cuidadoso enjuague (evitar el empleo de detergentes ácidos cuando hay decoraciones de mármol, metal y/o materiales preciosos presentes sobre la superficie).

 

Share