Déjese inspirar
Vivir el gres porcelánico, vivir la casa
AtlasConcorde MarvelDream M01 22
Recibir a familiares y amigos, cocinar, hacer deportes, redescubrir viejas pasiones o cultivar nuevos intereses: las paredes, los pavimentos y otras superficies domésticas se ponen a prueba todos los días. Por suerte, el gres porcelánico resiste tanto a los juegos animados de los niños como a todas las demás presiones de nuestra vida cotidiana.

En ciertas épocas del año, como los fines de semana o las vacaciones, volvemos a vivir la casa, sumergiéndonos en esa íntima dimensión doméstica que en los días laborables, ocupados por mil compromisos, tenemos que dejar en segundo plano. El bricolaje, los experimentos culinarios, el gimnasio, nuevos y viejos hobbies: toda nuestra vida se desarrolla en los pavimentos de casa que se encuentran bajo constante estrés. Es legítimo preguntarse si la multiplicación de ocasiones para mancharlos, rayarlos o mojarlos podría acabar agrietando su belleza o afectando su superficie. Es razonable tener miedo si, por ejemplo, elegimos un material natural en lugar del gres porcelánico Atlas Concorde, eligiendo entre los muchos efectos disponibles: madera, mármol, piedra, hormigón, metal.

Compactabilidad extrema para una resistencia superior y una facilidad de limpieza única

El gres porcelánico es un material extremadamente compacto y resistente. La cocción prolongada a más de 1.200°C de la fina mezcla de arcilla, caolín y sílice se llama sinterización: el material se coce a una temperatura muy alta pero por debajo de su punto de fusión. Este proceso confiere al gres porcelánico extraordinarias cualidades mecánicas que lo vuelven resistente tanto a las cargas como a los esfuerzos que afectan a la superficie, tales como pisadas, rayas o manchas. Las baldosas en gres porcelánico Atlas Concorde son fáciles de limpiar porque no retienen la suciedad y en casi todos los casos se limpian con un paño húmedo y agua caliente. No necesitan ningún mantenimiento periódico, a diferencia de los materiales naturales que en cambio requieren impregnación, encerado o pulido especial.

Un material inalterable, destinado a durar en el tiempo

Pero la superficie del gres porcelánico no sólo es resistente al estrés mecánico, sino que también es inmune a la acción de los agentes químicos más agresivos. Esta característica es particularmente importante en ambientes como baños y cocinas, donde los pavimentos, revestimientos y encimeras de cerámica pueden entrar en contacto con detergentes de PH muy alto (como lejía o amoníaco) o con alimentos ácidos (como el vinagre, el jugo de limón o la cola). Ninguno de estos puede dañar o manchar las superficies de gres porcelánico. De ello se deduce que los detergentes normales para la limpieza de la casa o de los lugares de trabajo no afectan el color ni el brillo de la superficie y pueden ser utilizados con absoluta tranquilidad. Si miramos nuestra vida doméstica desde el punto de vista del pavimento, tenemos la sensación de que dentro a nuestras casas intensamente vividas, el tiempo se acelera de repente: un fin de semana vale tanto como una semana entera. Afortunadamente, las superficies de cerámica Atlas Concorde son prácticamente eternas: no muestran los signos del tiempo y conservan su belleza sin requerir ninguna atención especial.

Las cookies nos ayudan a prestar nuestros servicios. Al utilizar esos servicios está aceptando que usemos cookies. Info